potaje halal de garbanzos con kefta

POTAJE DE GARBANZOS CON KEFTA Y MALVA SILVESTRE O ESPINACAS

Potaje halal de garbanzos y lentejas con keta y malva silvestre.
AMPLIAR

Ingredientes:

Para 4 personas.
- 350 gr. de garbanzos ecológicos.
- 150 gr. de lentejas pardina ecológicas extra. - 800 gr. de kefta.
- 1 zanahoria grande.
- 2 patatas medianas.
- 3 dientes de ajo.
- 2 cebollas grandes.
- 350 gr. de hojas de malva salvaje (Malva Sylvestris) o de espinacas ecológicas en su defecto.
- 5 tomates rojos grandes.
- 3 huevos beldi o camperos ecológicos.
- Aceite de oliva virgen extra.
- 1 hoja de laurel.
- Unas hebras de azafrán.
- 1 cucharada generosa de pimentón de la Vera (dulce).
- 1 pizca de pimentón picante(opcional).
- Pimienta negra recién molida.
- Cucharadita y ½ de mezcla de especias: comino, cilantro, nuez moscada, jengibre, canela y cúrcuma.
- Piñones o almendras (según gusto).
- 2 ó 3 litros de agua (según si nos gusta más o menos caldoso).
- sal.
- Vinagre de módena (opcional).








Potaje halal de garbanzos y letejas con kefta y malva silvestre.
AMPLIAR







Hojas de malva silvestre
AMPLIAR







Almendras y piñones tostados.
AMPLIAR

Los potajes también son muy populares en la otra orilla del Mediterráneo, principalmente en Marruecos y Argelia. Las legumbres y las verduras son cocinadas en un sofrito al que posteriormente se le añade agua y especias mixtas. Son a base de alubias blancas, o garbanzos, o lentejas, o una combinación de legumbres y carne de ternera o de pollo.
Les ofrecemos la receta de un sabroso y saludable plato de cuchara: Potaje halal de garbanzos y lentejas con kefta, malva salvaje, verduras ecológicas y huevos beldi, o huevos camperos ecológicos, todo ello condimentado con hierbas aromáticas y especias.
La malva es una planta silvestre comestible muy rica en vitamina A, B, C y E. En la cocina marroquí es muy común el uso y consumo de hojas de malva silvestre (Malva Sylvestris), aunque su textura es parecida a las espinacas, su sabor difiere bastante de estas, con toque ácido muy peculiar.
La kefta, denominada también kofta, köfte, kafta, kufta o kufteh, es una familia de diferentes preparaciones hechas con carne picada, hierbas aromáticas y especias, muy habitual en el Magreb, Oriente Medio, la India y los Balcanes​. Hemos utilizado kefta de carne picada de cordero y ternera, más cilantro, perejil, ajo, cebolla y especias.

Receta:

Lavamos los garbanzos para eliminar impurezas y los ponemos en remojo, con abundante agua, 24 horas antes de preparar el guiso. Es importante que los garbanzos sean de calidad. Antes de ponerlos a cocer retiramos los garbanzos que no sean aptos para el consumo.

Las lentejas pardina ecológicas extra, son de calidad y no necesitan casi remojo. Las limpiamos bien eliminando hojitas, impurezas o piedrecillas; las lavamos y las ponemos a remojo por la mañana o una hora antes de preparar el guiso, y antes de ponerlas a cocer retiramos las lentejas que estén flotando en el agua, suelen ser no aptas para el consumo.

Lavamos y pelamos los tomates, retiramos las semillas y los cortamos en pequeños cuadraditos o los picamos con un cuchillo muy afilado. Reservamos.

Pelamos lavamos y troceamos: la zanahoria en medias rodajitas y una cebolla en cuadraditos pequeños, Pelamos y picamos dos dientes de ajo.

Doramos los ajos picados a fuego muy lento para aromatizar el aceite en la cazuela donde haremos el guiso. A mitad del proceso incorporamos la cebolla cortada en juliana y terminamos de dorar a fuego medio.

Incorporamos la tercera parte del tomate que habíamos reservado y dejamos sofreír.

Cuando el sofrito está en su punto, apartamos la cazuela del fuego, y cuando está templada añadimos la cucharadita y ½ de mezcla de especias: comino, cilantro, nuez moscada, jengibre, canela y cúrcuma, la sal, una pizca de pimentón picante (opcional), y una cucharada generosa de pimentón rojo de la Vera, rápidamente disolvemos con agua.

Esperamos que se enfríe, añadimos las lentejas y el agua fría, añadimos la hoja de laurel y la zanahoria que teniamos limpia y cortada.

Calentamos a fuego fuerte. Hay que mantenerlo alto hasta que comience a hervir, en ebullición, añadimos los garbanzos previamente enjuagados y escurridos, cuando comienza de nuevo a hervir, lo bajamos a la mitad o menos. Tapamos la cazuela con la tapadera. Hemos de controlar el fuego para que la cocción sea lenta y suave (si se queda sin agua hay que añadir más, siempre caliente para no romper la cocción).

Hervimos los huevos durante 14 minutos si son grandes y estaban en el frigorífico, un poco menos, 11 minUtos, si estaban a temperatura ambiente o son pequeños. Pasado ese tiempo, los enfriamos rápidamente con agua muy fría para cortar la cocción y para poder pelar con facilidad. Reservamos. Es conveniente darles la vuelta varias veces para evitar que la yema se desplace y no quede centrada.

Pelamos y picamos el otro diente de ajo. Pelamos y lavamos la otra cebolla, la mitad la cortamos en juliana y la otra mitad en trozos grandes.

Colocamos una sartén al fuego y vertemos 5 cucharadas de aceite de oliva, doramos el ajo picado y la media cebolla cortada en juliana, Añadimos la kefta y la salteamos. Añadimos el resto de tomate picado, bajamos el fuego, tapamos y dejamos sofreír a fuego lento. Recordemos que la kefta ya lleva incorporada especias, cebolla, perejil y cilantro. Rectificamos de sal.

A los 30 minutos desde que rompió a hervir el guiso, incorporamos el sofrito de kefta y tomate. Movemos con cuidado para integrar todos los ingredientes sin romper las legumbres.

Pelamos, lavamos y cascamos las patatas para favorecer que expulsen el almidón que contienen, se gelatinice y nos ayude a espesar nuestro potaje.

Añadimos la patata cascada y la media cebolla que tenemos cortada en trozos grandes, poco a poco, para no interrumpir la cocción. Rectificamos de sal y volvemos a tapar.

Pasados otros 30 minutos el guiso debe estar en su punto, espeso y con las legumbres cocidas y enteras.

Durante estos últimos 30 minutos, lavamos las hojas de malva silvestre (o de espinacas si no tenemos malva). En una tabla, las troceamos con un cuchillo grande y las añadimos en los últimos 10-15 minutos de cocción del potaje.

Antes de servir, tostamos los piñones, o las almendras, en cuyo caso las trocearemos una vez tostadas. Pelamos los huevos hervidos y los cortamos en forma de gajo de naranja.

Colocamos el potaje en una fuente honda de servir, decoramos los bordes con los trozos de huevo cocido y espolvoreamos el guiso con los piñones tostados o las almendras. Sacamos a la mesa una vinajera con vinagre de módena por si algún comensal desea aderezar el potaje con este vinagre balsámico. Éxito asegurado. Buen provecho.

Hojas de Malva Sylvestris
AMPLIAR

Kefta
AMPLIAR



Lentejas pardina ecológicas
AMPLIAR



Cortar verduras
AMPLIAR





Huevos cocidos
AMPLIAR







Cortamos las hojas de  Malva Sylvestris
AMPLIAR







Potaje halal de garbanzos y lentejas con keta y malva silvestre.
AMPLIAR

Abierto de martes a domingo comidas y cenas. T 963 890 824
Comida para llevar previo encargo. Encargar
Comida a domicilio. Pedir

© 2014 Restaurante BALANSIYA - Pº Facultades, 3 - 46021 Valencia - Tel: 963 890 824 - info@balansiya.com