ABIERTO TODOS LOS DÍAS COMIDAS Y CENAS
excepto los viernes: VIERNES SOLO CENAS

Recetas

POLLO RELLENO "M'KALLI" CON ACEITUNAS Y LIMÓN ENCURTIDO

Pulse en la imagen para ampliarla

Ingredientes:
Para 4 personas.
– 1 pollo de 1.800 gr.
-750 gr. de espinacas frescas.
– 250 gr. de hígados de ave.
– 120 gr. de piñones.
– 500 gr. de cebollas.
– Hebras de azafrán.
– 1 sobre de colorante de azafrán en polvo.
– 3 cucharaditas de café de jengibre molido.
– 5 cl. de aceite de oliva virgen extra.
– 60 gr. de mantequilla.
– Sal y pimienta

Para decorar:
– 2 limones encurtidos.
– 150 gr. de aceitunas rojas encurtidas.
– Unas hojas de espinaca frescas.

Ingredientes
Pulse en la imagen para ampliarla

Los cocineros marroquíes prefieren utilizar los pollos llamados «beldi» (pollos campesinos o de campo), criados en semilibertad. La carne de estos pollos es firme y sabrosa, si bien requiere una larga cocción.
También aprecian utilizar los despojos del pollo para confeccionar el relleno, o bien cocerlos junto a la salsa, cortados en daditos. Al margen de esta aplicación, no existe en Marruecos ningún plato específico cuya base sean los hígados de ave.
Siguiendo la misma línea ecológica y de contacto con la naturaleza, utilizan piñones con un fuerte sabor de resina, procedentes de las piñas de los pinos  de Marruecos.
Para los árabes, la espinaca era la reina de las verduras. La trajeron a Europa a finales de la Edad Media, donde no tardó en imponerse. En Marruecos siguen siendo muy apreciadas tanto las espinacas como las malvas.
Para obtener un plato más refinado se aconseja escoger un pollo campero de la mejor calidad y despegar con delicadeza la piel pasando los dedos por debajo de ella para introducir parte del relleno.

Receta:

Tueste los piñones en una sartén sin ningún tipo de grasa añadida, removiendo constantemente con una espátula hasta que estén bien dorados.

Lave bien las espinacas, escúrralas, séquelas y elimine el tallo. Sofría las hojas en la sartén con 30 gr. de mantequilla.

Prepare los hígados de ave y córtelos en dados.

Para simplificar el trabajo y ganar tiempo, todos los componentes del relleno se pueden preparar en la misma sartén.

Comience por sofreír los hígados de pollo con 30 gr. de mantequilla; cuando se empiecen a dorar incorpore las espinacas y sofríalas un instante. A continuación, y para finalizar, añada los piñones. Salpimiente.

Para llevar a cabo una última cocción, sofríalo todo junto durante 2 ó 3 minutos.

Escurra el relleno obtenido y deje que se entibie.

Coloque el pollo sobre una tabla de cortar y disponga cerca el relleno.

Levante la piel del pollo con delicadeza pasando los dedos por debajo de ella.

Con la ayuda de una cucharilla, deslice entre la carne y la piel pequeñas cantidades de la mezcla de piñones, hígados de ave y espinacas.

Introduzca el resto de este delicioso relleno en la cavidad abdominal del ave.

Ate el pollo pasando un cordel de cocina por debajo de las alas y cruzándolo por delante; páselo después por debajo de los muslos, dé otra vuelta, apretando bien y finalice con un nudo sólido.

Vierta el aceite de oliva en una cazuela y disponga el pollo; agregue la cebolla picada, las hebras de azafrán, el colorante, el jengibre, sal y pimienta.

Agregue un vaso de agua. Tápelo y cuézalo durante 45 minutos.

Si lo desea, también puede cocerlo un poco menos y terminar la cocción en el horno para que se dore.

Sírvalo acompañado de aceitunas rojas y limón encurtido. Decore con unas hojas frescas de espinacas.

Tueste los piñones
Pulse en la imagen para ampliarla

Lave las espinacas
Pulse en la imagen para ampliarla

Higados de ave
Pulse en la imagen para ampliarla

Rellene el pollo
Pulse en la imagen para ampliarla

Ate el pollo
Pulse en la imagen para ampliarla

Cueza el pollo
Pulse en la imagen para ampliarla

Recetas:

Twitter
Facebook