ABIERTO TODOS LOS DÍAS COMIDAS Y CENAS
excepto los viernes: VIERNES SOLO CENAS

HARIRA VEGANA

Ideal para veganos

Pulse en la imagen para ampliarla

Ingredientes (mejor si son ecológicos):
Para 4 personas.
– 250 gramos de garbanzos.
– 700 gramos de tomates maduros.
– 1 tacita de tchicha (cebada molida).
– 1 nabo amarillo.
– 1 nabo blanco.
– 1 chirivía.
– 1 trocito de calabaza.
– 1 calabacín verde pequeño, o medio si es más grande.
– 1 calabacín blanco,
– 3 zanahoria.
– 1 cebolla seca.
– 1 cebolla tierna.
– ½ puerro (solo la parte blanca).
– 1 manojo de perejil fresco.
– 2 ramas de apio.
– 1 manojo de cilantro fresco.
– Azafrán (en hebras, mejor de la Mancha, o también iraní).
– Una pizca de pimentón picante.
– 1 cucharadita (de las de café) de pimentón de la Vera.
– ½ cucharadita de jengibre en polvo.
– ½ cucharadita de cúrcuma.
– ½ cucharadita de canela.
– ½ cucharadita de pimienta negra recién molida.
– ½ cucharadita de cominos.
– ½ cucharadita de nuez moscada .
– Sal.
– 10 cl. de aceite de oliva virgen extra.
– 2 litros de agua.

Pulse en la imagen para ampliarla

En las ciudades, zocos y proveedores del campo de al-Andalus, ofertaban una gama de productos muy variada que podían comprarse frescos o cocinados, como ocurría con la harira (sopa con muchas especias aún presente en el Magrab). Algunas de estas sopas de origen andalusí han perdurado en Argelia, Marruecos y Túnez con diferentes nombres: harira, chorba…
En esta harira, encontramos ingredientes puramente andalusíes, algunos de ellos introducidos por los árabes en la península, como el azafrán, la calabaza, el cilantro, algunas especias… y otros que se han ido incorporando con posterioridad, como el tomate.
Esta variante, prescinde de la carne, incrementa las verduras y sustituye los fideos por la tchicha (cebada molida o triturada). Como en todos los guisos, la calidad de los ingredientes es fundamental para lograr un buen resultado, por ello, mejor si son frescos, naturales, y ecológicos.

Receta:

Lavamos y ponemos los garbanzos a remojo la noche anterior, o en su defecto, un mínimo de cinco horas.

Enjuagamos y escurrimos los garbanzos que teníamos en remojo. A continuación los cocemos durante 1 hora con agua limpia, sal y comino.

Mientras se cuecen los garbanzos comenzamos a preparar nuestra harira.

Lavamos bien la tchicha con la ayuda de un colador. Se puede hacer bajo el grifo de agua fría, o sumergida en un cuenco cambiando el agua varias veces. Despues colamos, escurrimos y reservamos.

Pelamos las cebollas, los nabos, la chirivía, y el trozo de calabaza. También el calabacín verde para quitarle porque queremos una sopa de color rojizo. El blanco lo lavamos bien y solo le quitamos los extremos.

Lavamos y raspamos las zanahorias.

Lavamos también el resto de verduras y los tomates.

Cortamos todo en trozos grandes.

Lavamos el perejil fresco, el cilantro y el apio. Hacemos un ramillete para que no se desperdiguen en el caldo y poder retirarlos fácilmente (ver imagen) .

En un puchero hondo, a fuego medio, calentamos una cucharada del aceite de oliva (reservamos el resto de aceite para añadirlo después en crudo) y doramos primero las verduras que hemos troceado anteriormente: puerro, nabos, chirivía, zanahorias, calabaza y calabacines; también las hebras de azafrán y las especias (excepto el pimentón); dejamos dorar todo.

Después añadimos las cebollas troceadas y las dejamos pochar junto a las verduras.

En tercer lugar, cuando la cebolla está un poco pochada y las verduras doradas, agregamos los tomates también troceados. Salpimentamos y dejamos sofreír levemente.

Por último, disolvemos en el aceite del sofrito la cucharadita de Pimentón de la Vera y del pimentón picante, rápidamente añadimos agua para que no se queme el pimentón.

Incorporamos la tchicha (cebada molida). Añadimos más agua (hasta cubrir sobradamente), y el hatillo de cilantro, perejil y apio.

Subimos la potencia del fuego hasta llevar a ebullición. Tapamos, bajamos a fuego lento y cocemos una hora.

Cuando todo está bien cocido, apartamos la olla del fuego, retiramos el ramo de apio, cilantro y perejil, y trituramos las verduras con la baridora. Debe quedar una sopa espesa y sin tropezones.

Después le añadimos los garbanzos con su agua de cocción (en Marruecos pelan los garbanzos para que no se desprendan las pieles y rompan la armonía de la harira) . Colocamos de nuevo el puchero sobre el fuego y dejamos hervir un poco para que se integren los sabores y las texturas.

Esta delicada harira no precisa fideos, la tchicha le aporta cuerpo, fibra y minerales. El resultado es una suave y deliciosa sopa de verduras, legumbres y cerales (cebada) que se desliza armoniosa y sabrosamente por la garganta.

Podemos servir nuestra harira en una sopera bonita y que cada uno se sirva la cantidad que desee, o plateada individualmentela. Sea como sea, no defraudara a los comensales.

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Twitter
Facebook