Abierto LU, MA, MI, JU, SA, DO: comidas y cenas.
Viernes solo cenas, viernes mediodía cerrado.

Espinacas verdes para hacer ensalada.

Recetas

ENSALADA DE ESPINACAS CON QUESO DE CABRA

Pulse en la imagen para ampliarla

Ingredientes:
Para cuatro personas

– 1 manojo de espinacas frescas y lavadas (mejor ecológicas).
– 1 paquete de berros lavados (mejor ecológicos).
– 250 g de queso de cabra en rulo.
– 1 manzana ácida (mejor ecológicas).
– 1 docena de nueces crudas.
– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
– Sal.
– Pimienta negra.
– Vinagre (mejor de manzana a las hierbas).

Pulse en la imagen para ampliarla

De origen persa, para los árabes la espinaca era la reina de las verduras; y el agrónomo sevillano andalusí Ibn al-ʿAwwām, la consideró «la mejor de las hortalizas». En el siglo XI la introdujeron los hispanomusulmanes en Al-Ándalus, y en su expansión hacia occidente llegó a Europa a finales de la Edad Media, donde no tardó en imponerse. Saltó a América en la primera mitad del siglo XVI junto a muchas otras semillas.
Las espinacas son una fuente de salud, cuanto más frescas y oscuras sean las hojas que pongamos en nuestra ensalada, más se acentúan sus propiedades de: vitamina A, antioxidantes, vitamina C, calcio y fibra.
Si a la tradicional ensalada de espinacas frescas crudas con queso de cabra le incorporamos manzana y nueces, la convertimos sin duda en una de las ensaladas más saludables y completas.
Las nueces también tienen su origen en la antigua Persia y desempeñaban un papel fundamental en la gastronomía andalusí junto a otros frutos secos. Son muy nutritivas, protegen nuestro corazón, y son de los alimentos más saludables que podemos consumir ya que son ricas en vitaminas y minerales como el calcio que fortalece nuestros huesos y previene la osteoporosis.
La manzana es rica en propiedades nutricionales que aportan increíbles beneficios al cuerpo para mejorar la salud. Sus principales virtudes son su aporte significativo de compuestos antioxidantes y pectina, cuya acción en el organismo ayuda a inhibir los radicales libres mientras estimula la desintoxicación. Si es posible, conseguiremos manzanas ecológicas y las consumiremos con piel, ya que así obtendremos más cantidad de fibra y favoreceremos el tránsito intestinal, a la vez que combatimos la retención de líquidos.
También podemos jugar con el color y nuestra imaginación incorporando otras frutas según temporada: granada, peras, naranja, fresas…

Receta:

En una ensaladera grande ponemos los berros lavados y escurridos, las espinacas lavadas, escurridas y parcialmente troceadas, la manzana cortada en dados (si no hemos conseguido manzana ecológica la pelaremos), las nueces en mitades y el queso de cabra en taquitos.

Aliñamos a nuestro gusto con sal, vinagre a las hierbas y aceite virgen extra (no mucho para que las hojas no se marchiten rápidamente).

Servimos enseguida.

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Recetas:

Twitter
Facebook