Abierto LU, MA, MI, JU, SA, DO: comidas y cenas.
Viernes solo cenas, viernes mediodía cerrado.

Café árabe con cardamomo. Cabecera de la Web.

CAFÉ ÁRABE CON CARDAMOMO

Pulse en la imagen para ampliarla

Ingredientes:

– 7 tazas pequeñas agua. (puedes utilizar las mismas del café).

– Café árabe en grano, (de tostado suave o medio) la cantidad necesaria para obtener 5 cucharadas de café árabe molido.

– 8 semillas de cardamomo.

– 4 cucharaditas de azúcar moreno en polvo.

Para 4 personas.

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

La palabra “café” proviene del término turco qahve, a su vez, procedente del árabe, qahwa  (قهوة), que significa vigorizante. El término árabe sería una abreviación de la expresión qahhwat al-bun. Un posible origen de la palabra se encontraría en el Reino de Kaffa en Etiopía, de donde procedería la planta del café; su nombre allí es bunnbunna.
El café árabe se prepara en la estufa en un recipiente especial llamado dallah y se sirve en una taza pequeña y sin asa llamada finjaan. En muchos países árabes se ofrece el café al visitante de pie. Se espera que tome por lo menos una taza de café, lo normal son tres tazas. El café seguirá estando servido hasta que el visitante indique con la mano que retiren la taza que no quiere más. En las sociedades de los Emiratos Árabes o Arabia Saudita servir el café es mucho más que ofrecer una bebida, sino mas bien una genuina muestra de hospitalidad y generosidad. En 2016, el ritual de preparar, servir y beber café en los países árabes, pasó a engrosar la lista del Patrimonio Intangible de la Humanidad de la UNESCO.
Según los árabes, el verdadero café es puro, de grano, tostado, molido y extractado en una jarra especial para sentir su aroma, saborear su acidez y sabor en el paladar y papilas gustativas, el café se toma, según los expertos sin azúcar, porque el azúcar lo primero que hace es romper su composición natural y el sabor que lo hace puro. El café se toma solo, puro, fuerte en un recipiente pequeño, lentamente y saboreando cada trago.
El café árabe se suele tomar sin leche y sin azúcar. En lugar de azúcar el café se toma acompañado con dátiles o fruta escarchada. Pero en esta receta nosotros hemos preferido añadir un poco de azúcar moreno, tal y como lo hacen algunos árabes del Maghreb.

Receta:

Molemos el café y el cardamomo juntos hasta obtener un polvo muy fino.

Calentamos el agua en un cazo, le añadimos el azúcar y el café molido, removemos y apartamos del fuego.

Dejamos reposar unos minutos y servimos con cuidado de que no caiga mucho poso en el recipiente de servir, podemos colar un poco si lo preferimos, pero dejando un poco de poso que forma parte del atractivo de este café

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Twitter
Facebook