Abierto LU, MA, MI, JU, SA, DO: comidas y cenas.
Viernes solo cenas, viernes mediodía cerrado.

Sopa de BACALAO CON PATATAS
Creïlles amb abadejo

Pulse en la imagen para ampliarla

Ingredientes:
Para 4 personas.
– 500 g de migas de bacalao desaladas.
– 900 g de patatas (mejor ecológicas).
– 3 dientes de ajo.
– 1 pizca de sal.
– 1 yema de huevo.
– 1 ½ vasito de aceite de oliva virgen extra (150 ml).
– 1 litro de agua o la necesaria para cubrir.

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

En Al-Andalus, los pescados, tanto de agua salada como de agua dulce, eran muy apreciados, se comían frescos o tratados para su conservación, tales como salazones secados al sol tal y como lo describe el sabio murciano Ibn Razīn al-Tugībī en su flamante recetario ‘Relieves de las mesas, acerca de la delicias de la comida y los diferentes platos’. Los médicos de al-Ándalus creían que el pescado salado estimulaba el apetito.
Esta sopa (de fuego lento) o estofado de bacalao es un plato histórico valenciano; con patatas en los poblados marítimos de Valencia, Natzaret, Grau, Cabanyal, Canyamelar….; con fideos en  la Vall d’Albaida donde en la actualidad es una comida de ayuno y está en completo retroceso, quizás sea de las pocas recetas de cocina tradicional del Valle de Albaida que contenga pasta.
Se cocinaba en una cazuela honda de barro a fuego muy lento. Nosotros hemos sustituido el barro por el acero inoxidable pero hemos respetado el procedimiento y la receta. 

Receta:

Ponemos el aceite a calentar de fuego bajo (3 de 9 en nuestra vitrocerámica).

Pelamos, lavamos, escurrimos y secamos muy bien las patatas. No debe quedar nada de humedad. Las troceamos a tamaño medio. Las añadimos al aceite sin subir la potencia del fuego y dejamos a fuego lento durante media hora por lo menos, hasta que cambien de color y desprendan un agradable aroma por el efecto del aceite; veremos que se ponen más amarillas.

Sin aumentar la potencia del fuego, añadimos el agua necesaria para cubrir sobradamente las patatas. Dejamos hasta que comiencen a hervir. Puede tardar una hora o más. Es necesario que sea a fuego muy lento porque eso hace que la patata se cueza de fuera adentro sin deshacerse e intensificando el sabor sin perder ninguna de sus propiedades.

Cuando comienza a hervir suavemente, dejamos media hora.

Pelamos el ajo y lo picamos en el mortero con un poco de sal para que no resbale. Añadimos la yema de huevo y movemos el mazo del mortero hasta que se integre con el ajo. Poco a poco le añadimos cuchataditas del caldo de las patatas para desleír el huevo con ajo y que no se cuaje. Lo incorporamos todo al guiso, esto aporta cuerpo y sabor al caldo.

Dejamos cocer todo a fuego muy lento hasta que las patas están cocidas (el tiempo dependerá del tipo de agua y de la clase de las patatas). Iremos comprobando su punto de cocción con un cuchillo o tenedor, cuando se claven suavemente hasta el centro de la pata estarán hechas.

Lavamos las migas de bacalo desaladas y las añadimos a la sopa. Dejamos cocer también a fuego lento (la potencia del fuego se mantiene siempre igual) durante 5 minutos desde que rompe el hervor.

Listo, Servimos y a disfrutar de este tradicional y delicioso plato. Hay a quién el gusta más caldo que ingredientes y otros prefieren el bacalao y las patatas con poco caldo, eso va a gustos, nosotros personalmente las preferimos con mucho caldo.

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Pulse en la imagen para ampliarla

Twitter
Facebook