ABIERTO TODOS LOS DÍAS de 13:30 a 17 y de 20:30 a 0:00

Ibn al-Labbana. Cabecera de la web.

Legado andalusí. Personas hispanomusulmanas intelectuales e ilustres de al-Andalus

Ibn al-Labbana al-Daní

Ibn al-Labbana
Ibn al-Labbana. Ilustre literato valenciano musulmán andalusí del siglo XI.

Pulse en la imagen para ampliarla

Introducción:
Abu Bakr Muhammad Ibn ‘Isa al-Daní, más conocido bajo el nombre de Ibn al-Labbana, natural de Benisa de la Taifa de Daniya (Denia) en Xarq al-Andalus. Ilustre literato valenciano musulmán andalusí del siglo XI. Autor de varios tratados de diferentes materias y de una colección de poesías. Destaca entre los poetas que versan o describen las bellezas de los jardines valencianos. Todos los críticos y antólogos alaban sus excelentes dotes poéticas, es considerado como uno de los máximos representantes de la lírica árabe de Al-Andalus.
Dado su apellido, Ibn ‘Isa, parece indudable que pertenece a la familia de los Benissa que dieron nombre a la alquería donde nuestro personaje nació. El origen del topónimo Benisa es árabe: Beni Isa o «hijos de Isa».
Daniya era la capital de la taifa del mismo nombre, territorio que formó parte de la Kura de Tudmir (1*) de época omeya, se conformará como reino de taifa tras la desmembración del califato cordobés (1031). También controlará el territorio de al-Jaza’ir al-Sharquiya* (Islas Baleares). Su capital fue Daniya (Dénia). Sus reyes fueron eslavos. Fue anexionada por la Taifa de Saraqusta (2*) en 1076.

Biografía:

Abu Bakr Muhammad Ibn ‘Isa al-Daní, procedía de Benissa lo mismo que los Banu Issa, los últimos señores de Satiba (Xátiba) Nació. a mediados del siglo XI en Benissa perteneciente al reino taifa de Daniya (la actual Denia). Es más conocido bajo el apodo de Ibn al-Labbana, «hijo de la lechera», pues efectivamente su madre lo fue, y con su trabajo pudo dar una educación esmerada a sus dos hijos en la ciudad floreciente de cultura en la que se había convertido el antiguo puerto militar califal de Daniya.

El reino taifa de Daniya (Denia) de los Banu Muÿáhid estaba ubicado en Xarq al-Andalus y se extendía desde Gandía a Orihuela ocupando algo más que la actual provincia de Alicante llegando a incluir las islas Baleares en un momento dado.

La poesía era el punto céntrico de la vida intelectual de los andalusíes, los musulmanes dominaban tan perfectamente este arte en luenga árabe que legaron a influir en sus conciudadanos judíos y cristianos. Durante más de seis siglos fue cultivada con esmero por una gran multitud, un mero catálogo de poetas arábigo-hispanos llenaría tomos y tomos de folios. Ya a mediados del siglo IX se había extendido tanto el gusto por la poesía, incluso entre los cristianos, que Álvaro de Córdoba se lamentaba de que los cristianos descuidaban por completo la lengua latina, leían con afán en la árabe poesías y cuentos, y que también llegaban a componer en esta lengua bellos y elegantes versos.

Después de la desmembración del califato de Córdoba en el siglo XI y la aparición de las taifas valencianas llegaron al Šharq al-Andalus -Área del Levante Peninsular- numerosos intelectuales que impulsaron un inusitado desarrollo cultural, científico, tecnológico, económico y urbano en estas tierras. El análisis de la obra de Ibn Al-Abbär, pone de manifiesto el gran desarrollo cultural e intelectual en las tierras de Xarq al-Andalus durante la época anterior a la conquista cristiana de Jaume I.

Además de Daniya (Denia), Mallorca e Ishbiliya (Sevilla), las taifas de Qurṭuba (Córdoba), Mursiya (Murcia), Satiba (Xàtiva) o Balansiya (Valencia) también tuvieron soberanos que actuaron como mecenas del arte y de la ciencia.

En el siglo XI, Daniya era una taifa próspera gracias al comercio marítimo y muy culta porque su rey, Alī Ibn Muŷāhid, coleccionó numerosos libros y se rodeó de sabios, poetas y científicos llegados de las más diversas zonas, a quienes albergaba, a veces, en su propio palacio. La presencia de estos intelectuales dio brillo a su gobierno e influyó en que la ciencia y la cultura se difundieran por su taifa.

Ibn al-Labbana abandonó Daniya, cuando supo que su poesía era lo suficientemente buena como para ganarse con ella la vida, o tal vez cuando Al-Muqtadir de Saraqusta (Zaragoza) anexionó su ciudad a su reino en el año 1076.

Viajó por todo Al-Ándalus ofreciendo sus servicios como poeta áulico a distintos reyes de taifas, pasó por Tulaytula (Toledo), de su primera época data una moaxaja compuesta en honor de Al-Mamún de Tulaytula. También escribió panegíricos dedicados a los hudíes de Saraqusta (Zaragoza) y al monarca Mubassir Nasr al-Dawla de Mallorca. Estuvo en Batalyaws (Badajoz) al servicio del rey Al-Mutawakkil (1072-1094), Vivió una temporada en al-Mariyya (Almería) y Qurṭuba (Córdoba), pero no encontró acomodo, a pesar de que en estas taifas los poetas eran bien recibidos y recompensados.

Cuando llegó a Ishbiliya (Sevilla), encontró el soberano ideal para sus aspiraciones, poeta excepcional él mismo, protector de poetas y con unas cualidades personales que despertaron la admiraciónde Ibn al-Labbāna, la personalidad del rey le fascina, convirtiéndose en panegirista y sincero admirador del soberano ‘abbadí, quedó ligado para siempre a al-Mutamid Ibn Abbad.

Ibn al-Labbana, lejos de su tierra natal, después de recorrer algunos de los reinos más cultos y afamados era un poeta reconocido de la corte sevillana, la más lujosa y refinada de al-Andalus. Pertenecía a la Academia que agrupaba a aquellos compositores que, oficialmente, superaban la admisión, en tiempo de al-Mutamid. Junto con Ibn Zaydún de Córdoba; con Ibn ‘Arrimar de Silves y con el propio al-Mutamid configuran el siglo de oro de la poesía arábigo-andalusí, que es el siglo XI.

Lo que más se destaca de Ibn al-Labbana, tanto de su vida como de su obra es la fidelidad y la gratitud con que respondió, cuando la hecatombe final destruyó a los ‘abbadíes de Sevilla. Respetó y amó a al-Mutámid en la desgracia como le había respetado y querido en la prosperidad; siempre le demostró una fidelidad notoria, por la que es muy conocido.

En estos momentos de derrota los versos de Ibn al-Labbana consiguen ser magistrales. Su lealtad queda reflejada en ellos cuando llora la derrota de los ‘abbadíes y describe cómo embarcó al-Mutámid en el puerto de Triana hacia el destierro de Agmat.

Esta amistad y fidelidad que mantuvo incluso cuando el rey estuvo cautivo en Agmat, está muy bien documentada gracias a las bellísimas composiciones poéticas que se cruzaron entre ambos. No entró al servicio de ningún otro señor hasta que al-Mutámid murió.

Tras la caída de Ishbiliya (Sevilla), parece ser que Ibn Al-Labbána se refugió en Almería, donde se dedica a la enseñanza y escribe unos libros, hoy perdidos, sobre la historia de los ‘Abbádies. Acude también a Agmat, a visitar al rey sevillano prisionero y exiliado, llevándole el consuelo de sus versos.

A la muerte de al-Mu’tamid (1095) en prisión, Ibn al-Labbāna se queda sin brújula. Se traslada a la Bugía de los Banü Hammád, donde se entrevista con otro príncipe desterrado, hijo del rey de al-Mariyya (Almería) al-Mu’tasim, en Bugia se han refugiado muchos andalusíes, y ve la miseria en la que viven, al ver cómo está la situación, se dirige a Mallorca, reino de taifa que permanece independiente, reina Mubassir ibn Sulaymán, desde el año 1093, con una dinastía de antiguos funcionarios de la dinastía de Muyāhid de Denia, a la que habían pertenecido las islas Baleares.

Cuando llegada su madurez humana y poética, estuvo al servicio de Násir al-Dawla Mubassir ibn SuIaymán, último soberano del reino taifa de Mallorca. Hay grandes ocasiones que celebrar en este reino. Por ejemplo la fiesta de Nayrúz en la que los andalusíes celebraban el Año Nuevo, con felicitaciones y regalos. Ibn Al-Labbána dedica a Mubassir una bellísima casida por esta fecha.

Podemos decir que el mar, que tantas veces había servido de imagen poética a Ibn al-Labbana fue el que le ofreció la última compañía: acabó sus días en la isla de Mallorca. Murió en Mallorca el año 507 (1113) durante un ataque de naves cristianas a la isla, precedente de la invasión catalana-pisana del año siguiente. Fue enterrado en la Isla, junto a otro literato Abu l-‘Arab de Sicilia. Las gentes reconocían las dos tumbas por su distinto tamaño: el siciliano era muy alto, y nuestro poeta, muy bajito. Tal vez su pequeña estatura explicase su amor a las avecillas, a las que tantas veces se comparó.

Su obra:

Además de sus numerosos versos, se han conservado moaxajas, sus obras dedicadas a los Banu Abbad de Sevilla, de gran belleza, y algunas obras en prosa de carácter histórico:

  1. 1. Rocío de perlas y amontonamiento de flores (que trata) de la poesía de los Benu Abbíid.
  2. 2. El Apoyo (que versa) sobre la historia de la misma dinastía.
  3. Cítanse, además, en la Tecmila las siguientes obras no históricas:
  4. 3. El libro de los caminos de la guerra civil.
  5. 4. Libro de la serie de perlas (que versa) sobre exhortaciones á los reyes.

Veamos un ejemplo de su obra:

(DEL ELOGIO A AL-MUTAMID)
Nada se puede hacer contra el Destino
cuando llega su tiempo y todo tiene
plazo y lugar de muerte señalado:
Antes los poderosos Abbasíes
fueron también desposeídos; antes
Bagdad fue desolada que Sevilla.
Cuanto les fue sagrado defendieron
hasta caer vencidos, y hoy los llevan
amarrados, en fila, a dura soga.
…………………………..
Jamás olvidará la amanecida
junto al Guadalquivir, cuando en las naves
estaban como muertos en sus fosas.
La gente se apretaba en sus riberas
mirando aquellas perlas que flotaban
sobre los blancos lechos de la espuma.
…………………………………….
Cuando llegó el momento ¡qué tumulto
de adioses!, ¡qué clamor el que a porfía
las doncellas lanzaban y galanes!
Partieron, con sollozos, los bajeles,
como la caravana perezosa
que arrea con su canto el camellero.
¡Ay, cuánto se ¡levaba el agua!
¡Ay, cuántos corazones se iban rotos
en aquellas galeras insensibles!

Reconocimientos:

En Benissa, el poeta cuenta con un callejón que lleva su nombre «CARRERÓ IBN-AL-LABBANA», y la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Benissa organiza eventos culturales en su honor, también ha publicado  algún estudio biográfico y sobre su obra. Una calle en Denia «CARRER IBN AL LABBANA» y «AVINGUDA IBN-AL-LABBANA» en un lateral de la Casa de la Cultura de Denia. FASCICULO COMIC DE BEN AL-LABBANA DE LA OBRA PERSONAJES ALICANTINOS DEL DIARIO LA VERDAD. Fiestas en Jesús Pobre, Benissadeví, en honor a Ben Al-Labbana.

1*- Demarcación administrativa de época omeya que tuvo capital en Uriyula, Lurqa, Iyyuh y Mursiya, que toma su nombre del gobernador visigodo Teodomiro, quien pactó con los árabes durante la conquista. Limitaba por el norte con la Kura de Santabariyya y con la Kura de Balansiya, al este con el mar Mediterráneo, al sur con la Kura de Ilbira y al oeste con esta misma, con la Kura de Yayyan y con la Kura de Tulaytula, ocupando la actual provincia de Murcia y buena parte de la provincia de Alicante, la mitad de la provincia de Albacete, además del norte de la provincia de Almería. Otros lugares importantes de la cora eran Mul´a, Laqant, Santayila, Daniya, Ils, Bayra, Tawtana, Laqwar y Balat Suf. Son muy importantes las minas de plata. es
http://tesauros.mecd.es/tesauros/toponimiahistorica/1216507

2*- Territorio que formó parte de la Marca Superior (v. al-Tagr al-Aqsa) en época omeya. Tras la desmembración del califato cordobés se conformará como reino de taifa. Su capital fue Saraqusta (Zaragoza). Estuvo regida por la familia de origen árabe de los «tuyibíes» en un primer momento, para ser sustituida por la familia de los «huríes». Incorporó la Taifa de Turtusa* en 1060 y la Taifa de Daniya en 1076. Fue finalmente conquistada por los almorávides en 1110.
http://tesauros.mecd.es/tesauros/toponimiahistorica/1216501

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA:

– Barceló Torres, María del Carmen. OTROS POETAS TAMBIÉN VALENCIANOS. ANUBAR, Ediciones. Valencia. I.S.B.N.: 84 – 7013 -088 – 9.
– García Gómez, E. Las jarchas romances de la serie árabe en su marco: edición en caracteres latinos, versión española en calco rítmico y estudio de 43 moaxajas andaluzas. Madrid, Sociedad de Estudios y Publicaciones, 1965, págs. 283-288.
– García Gómez, E. Qasidas de Andalucía puestar en verso castellano. Madrid, Plutarco, 1940, págs. 83-95.
– García Gómez, E. Qasidas de Andalucía puestas en verso castellano. Madrid, Plutarco, 1940, págs. 83-95.
– Gómez Bayarri, José Vicente. LA CIENCIA EN AL-ANDALUS Y ERUDITOS E INTELECTUALES DE LA VALENCIA MUSULMANA. Revista de la CECEL, 17 2017, pp. 61-96. ISSN: 1578-570-X.
Lachica Garrido, Margarita. POETAS ÁRABES DEL PAÍS VALENCIANO. Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval. N. 9 (1992-1993). ISSN 0212-2480, pp. 17-37. .
– Pérès, H. La poésie andalouse en arabe classique au XIe siècle: ses aspects généraux, ses principaux temes et sa valeur documentaire. París, Adrien-Maisonneuve – Librairie d’Amerique et d’Orient, 1953, págs. 56, 90, 102-103, 106-117, 118, 150, 155, 187, 207, 215-217, 226, 228, 236, 241, 288, 301, 312, 330, 342, 345, 349, 352, 368, 407, 411, 417 y 466.
– Piera, Josep. LOS POETAS ARABIGOS-VALENCIANOS, Madrid, Est. Tip. de San Francisco de Sales, 1898, págs. 172-175.
– Pons Boigues, F., Ensayo bio-bibliográfico sobre los historiadores y geógrafos arábigo-españoles: obra premiada por la Biblioteca Nacional en el concurso público de 1893, Madrid, Est. Tip. de San Francisco de Sales, 1898, págs. 172-175.
– Rubiera i Mata, María Jesús. Ibn al-Labbana. Real Academia de la Historia – 2018.
– Rubiera Mata, M.ª J. La taifa de Denia. Alicante, Diputación Provincial-Instituto Juan Gil Albert, 1986 (2.ª ed.), págs. 145-149; Literatura hispanoárabe, Madrid, Mapfre, 1992, págs. 93, 95, 96, 98, 99, 161 y 164.
– Rubiera de Epalza, María Jesús. EL POETA IBN AL-LABBÁNA DE DENIA EN MALLORCA. BSAL 39 (1983). 503-510.
– Rubiera de Epalza, María Jesús. Un Benissero Ilustre: El poeta árabe Ibn al Labbana. EDITA: Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Benissa (Papers de Benissa, Quaderns de Cultura Benissenca; n. extra), 12 p. DIBUJOS: Cayetano Bertomeu. LITOGRAFIAS: Libros TIME. IMPRIME: Gráficas Gironés. 1984.

Ibn al-Labbana.
Ibn al-Labbana. Ilustre literato valenciano musulmán andalusí del siglo XI.

Pulse en la imagen para ampliarla

Detalle del mapa de Sharq al-Ándalus según Al-Idrisi.
Detalle del mapa de Sharq al-Ándalus según Al-Idrisi.

Mapa
Pulse en la imagen para ampliarla

Científicos andalusíes.
Daniya era en el siglo XI una ciudad floreciente de cultura. Foto: Folleto de la exposición: La ciencia en el mundo andalusí, Valencia 2005.

Pulse en la imagen para ampliarla

Benissadeví. Fiestas en honor a Ben Al-Labbana.
Benissadeví en 2010, por segundo año consecutivo se celebran en Jesús Pobre las fiestas en honor a Ben Al-Labbana.

Pulse en la imagen para ampliarla

Benissa.
En Benissa, el poeta cuenta con un callejón que lleva su nombre.

Pulse en la imagen para ampliarla

COMIC DE BEN AL-LABBANA
FASCICULO COMIC DE BEN AL-LABBANA DE LA OBRA PERSONAJES ALICANTINOS DEL DIARIO LA VERDAD.

Pulse en la imagen para ampliarla

Denia.
Cartel AVINGUDA IBN-AL-LABBANA en un lateral de la Casa de la Cultura de Denia.

Pulse en la imagen para ampliarla

Cultura:

Twitter
Facebook